“La tragedia de los Andes sigue teniendo gran repercusión en todo el mundo.

Los sobrevivientes se mantienen activos dando charlas (tal es el caso de Pedro Algorta) en colegios, iglesias y distintas agrupaciones sin fines de lucro.

Uno de los relatos más crudos de supervivencia humana contada de primera mano por un protagonista.

Los sobrevivientes tienen muchos seguidores e incluso un grupo de fanáticos (Reviven) que viajan todos los años a la cordillera para repetir el viaje del equipo Old Christians.

Todos los libros sobre la tragedia de los Andes han tenido excelentes ventas.

La temática sigue vendiendo y despertando interés.”.